Campaña: Dejad que los niños se acerquen a mi.

Algo (los tropocientos casos de pederastia que salpican a la Iglesia, por ejemplo) nos dice que esta campaña de la JMJ 2011 en Madrid no puede ser cosa de Benedicto XVI. ¿Quieres saber quién está detrás y por qué?

Uno de los instigadores de la pegada que inunda desde hoy las calles y andenes del metro de Madrid con la cita bíblica “Dejad que los niños vengan a mí” nos ha explicado que se trata de una iniciativa financiada con donativos de gente que o bien simpatiza con el proyecto o directamente profesa antipatía a la institución eclesiástica. No les ha hecho falta lloriquear en Facebook para recaudar pasta y lograr un impacto voluntariamente anónimo. Tampoco han usado firmas ni más logos que el oficial de la Jornada Mundial de la Juventud. Os dejamos con la entrevista:

Vice: Ese mensaje que habéis elegido es un caballito de Troya. Un caramelo envenenado.

Madrid está invadido por propaganda de la Iglesia desde hace más de un mes. Si haces una contracampaña en espacios publicitarios la detectan y retiran rápidamente, así que creamos una gráfica que parece oficial y deja en evidencia a la Iglesia. Para que cualquiera reaccione ante ella. Los ateos y agnósticos con indignación y los feligreses con asombro. La Iglesia no puede negar que es un pasaje de su libro sagrado y que esa frase ha sido utilizada hasta que la cuerda no daba más de sí porque los escándalos por pederastia eran ineludibles.

Vice: Mucha gente creerá que son carteles oficiales.

Si hiciésemos un cartel con la palabra pederastia en letras gigantes muy poca gente se lo tomaría en serio. La propia iglesia lo tacharía de sensacionalista y la polémica se desviaría llamándonos energúmenos, terroristas o antisistema. De esta manera, con su propio logo y doctrina, ellos mismos se dejan en evidencia.

Vice: ¿No os da miedito usar el sello de la JMJ 2011? Os pueden meter un buen puro…

Está claro que existe un riesgo elevado de salir escaldado por juguetear con la institución más poderosa en este país después de la banca. Pero no es algo en lo que ninguno de los participantes haya visto como motivo para abortar la misión. Sentimos que es algo necesario. Si nadie autoriza espacios para promulgar estas ideas, los ciudadanos tienen que hacer frente al problema y actuar con determinación, por encima de leyes y permisos. Seria irónico que la Iglesia te demandara por hacer publicidad con sus logos y slogans.

Vice: ¿Por qué os molesta el Papa? ¿No debemos estar agradecidos por su visita?

¿Quién está molesto por la visita del Papa? Trabajamos más duro que nunca por esparcir la palabra del Señor…

Vice: ¿Y de verdad gente anónima ha confiado su dinero a una causa como la vuestra?

La respuesta a nuestra iniciativa ha sido una sorpresa. Han colaborado personas de todos los estratos sociales y económicos. Lo más impresionante ha sido recibir donativos de gente que había escuchado la historia a través de terceros y donaba pensando que era una campaña oficial de la JMJ 2011.

Vice: Vamos, que jugando al despiste hasta os ha caído un dinero extra. ¿Cuántas personas participan activamente en la acción?

Una decena de personas reemplaza carteles en marquesinas en la calle y en el metro mientras otros reparten flyers y pegatinas. Pero cualquiera puede encontrar estos días un taco de pegatinas en un comercio o en la calle y aportar su granito de arena a la campaña.

Vice: ¿Os identificáis con anteriores campañas ateas o con las acciones de Leo Bassi, por ejemplo?

No tengo la más mínima idea de lo que pretende el señor Bassi. Está claro que es un tipo al que respetar y su trabajo es muy diverso. Pero desde luego esto nuestro no es un espectáculo teatral con naturaleza moralista que se debe al capital y cobra entrada para satisfacer a sus sponsors. Esto es por y para la calle.

Vice: Si finalmente no montáis el mismo revuelo que el PP cuando empapeló el metro de Madrid con la grafía del PSOE, ¿os sentiréis dolidos?

Sabemos cómo funcionan los medios de comunicación. Esto es una acción ciudadana de reducidas dimensiones y sin ansias de grandeza. El éxito reside en que el mensaje sea leído en la calle por miles de personas. Si los medios quieren colaborar son bienvenidos, pero sabemos que eso es una consecuencia de nuestro trabajo y no una motivación.

Vice: Os lo habéis currado bastante, pero ¿no creéis que los carteles del Menú del Peregrino del VIPS son mejores que el vuestro?

Desde luego. A color, en papel de 180 gr…

FUENTE: NoMassMedia

This entry was posted in acciones. Bookmark the permalink.

4 Responses to Campaña: Dejad que los niños se acerquen a mi.

  1. Pingback: Publicidad Carteles | Publicidad Carteles

  2. no mas engaños de la iglesia, si dios existe esta en todas partes no necesitamos iglesia

  3. Parece anacrónico tener que pegar carteles disfrazados cuando van en contra de la Iglesia católica. ¿De verdad hay gente que cree los mitos que cuentan los curas y demás engendros?

  4. Pingback: antigonia

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s